Prepara tus Recetas Alcalinas Fácilmente

recetas con frutas y verduras alcalinas

Las recetas alcalinas, al igual que las recetas de comida normal, deben cumplir ciertos requisitos para formar parte de una dieta que sea fácil llevar.

Quizá conseguir buenas recetas de alimentos alcalinos depende más de quién prepara la comida que de la comida en sí. ¡Creatividad!

Cómo preparar tu menú alcalino

Para lograr esa meta de vivir saludablemente mediante una dieta alcalina, se debe ser lo más creativos posible, ya que a pesar de ser saludables, muchos de los ingredientes utilizados en dicha dieta son de difícil adquisición; ya sea por su precio o por su disponibilidad en el mercado.

Otra cosa muy importante que debes tener en cuenta en tu menú es la relacionada la variedad; comer lo mismo todos los días puede aburrir hasta al monje más estricto.

Para lograr esto, recomendamos fuertemente aplicar varias formas de cocción a los ingredientes, así como también variar los platos semanalmente, de esta forma podremos variar el acabado final de los platos, cambiando su sabor y aspecto incluso si usamos los mismos ingredientes.

Prepara una merienda o desayuno rápido alcalino

Algunas de las recetas alcalinas pueden ser tan simples como mezclar varios ingredientes. Por ejemplo, uno de los snacks más sabrosos son frutas crudas, por lo tanto debemos intentar añadir una buena cantidad de frutas frescas a nuestro carrito de compras en el supermercado, ya que son tan sabrosas como saciantes.

Mezclar en un bowl frutas como manzana, plátano, uvas y mandarinas bien cortaditas, puede resultar en uno de los mejores desayunos fáciles si los mezclas con una fuente mínima de proteínas, para comenzar el día con energía.

frutas para receta alcalina

 

Otra forma muy simple de añadir energía de forma rápida a tu día, sobre todo si vas corto de tiempo, es lanzar un par de frutas y vegetales verdes en la licuadora para prepararte un buen batido verde, o smoothie. Un consejo útil para tus recetas de dieta alcalina rápidas es porcionar las frutas y ponerlas en el congelador, así cuando llegue la hora de preparar un batido de improviso, tienes la mitad del trabajo hecho, además de que sale con una temperatura aún más refrescante.

recetas de verduras alcalinizantes

También debes añadir a tus recetas para dieta alcalina varias preparaciones guisadas, como lo son las lentejas, alubias, etc.. Muy sabrosas y versátiles, ya que si no te gustan guisadas – mi forma favorita – las puedes añadir bien cocidas y secas a tus ensaladas favoritas, junto con algunos frutos secos… ¡Para darle el golpe de sabor y proteína que les faltaba!

Comenzar una dieta, por el motivo que sea, no debería suponer un problema. ¡Puedes divertirte cocinando saludablemente también! ¡Anímate con nuestras dietas alcalinas gratis!